Saltar al contenido

Educador Social – Qué es y cuál es el ámbito laboral

La figura del Educador Social tiene una relevancia y un impacto muy alto en todos aquellos núcleos sociales que requieren de ayudas tanto económicas como de recursos educativos.

En línea general, se suele relacionar al educador social con problemas de exclusión. No obstante, estos profesionales pueden especializarse en otras áreas para desarrollarse en distintos ámbitos laborales.

Si te interesa convertirte en educador social o tienes alguna duda sobre sus funciones te aconsejamos leer este artículo. Aquí resolveremos todas tus inquietudes referentes al tema y también responderemos a las preguntas más frecuentes sobre esta profesión.

1. ¿A qué se le denomina “Educador social”?

El término educador social hace referencia al profesional que cumple la función de mediador para así acompañar a las personas que necesitan mejorar su realidad. Al mismo tiempo, ayudan, apoyan y protegen a aquellos que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad o riesgo.

Información sobre cursos y formaciones especificas para ser Educador Social en España.

Asimismo, estos profesionales cuentan con formación socioeducativa, la cual les permite intervenir en diferentes campos de la educación informal.

2. ¿En qué ámbitos se desempeña?

Su actuación profesional puede abarcar el nivel local, regional, nacional e internacional de la siguiente forma:

  • Para el desarrollo comunitario y generación de redes sociales en un lugar determinado.
  • Animación sociocultural, gestión y orientación cultural.
  • Intervención socioeducativa en materia familiar, escolar y laboral. Igualmente, podrá ser en materia de educación ciudadana, que a su vez engloba la educación ambiental, salud, género, vial, etc.
  • Educación y orientación para personas mayores.

3. ¿Cuáles son las funciones del educador social?

Algunas de las funciones generales que ejerce un educador social son:

  • Establecer una relación segura con el usuario

Para ser un educador social es preciso familiarizarse con los problemas del individuo. De esta forma, podrá evaluar los requerimientos del usuario en función de proporcionarle la ayuda necesaria. En dado caso, también podrá ponerlo en contacto con los servicios que correspondan para atenderlo.

  • Hacer visitas en los lugares donde puedan concentrarse los potenciales usuarios con la finalidad de ofrecer consejos, recursos prácticos y apoyo emocional.
  • Ofrecer ayuda a los individuos que precisan de atención domiciliaria.

En este apartado se incluyen niños de cualquier edad, adultos que padecen de alguna discapacidad física, personas con dificultades de aprendizaje y ancianos. También aquellos que sufren por algún problema de salud mental.

  • Servir de compañía a los usuarios durante la realización de trámites administrativos.

Por ejemplo, la solicitud de ayudas a la Seguridad Social, presupuestación, obtención de asesoramiento legal, contactar con departamentos de vivienda, entre otros.

  • Concretar los servicios de asesoramiento psicológico, terapia o ayuda en materia de tareas domésticas al finalizar las evaluaciones del usuario.

Funciones específicas del educador social

Ahora bien, los educadores sociales sobre todo deben cumplir con las siguientes funciones específicas dependiendo del ámbito laboral donde se desarrollan:

  • Protección a la infancia — Se basa en la detección del absentismo escolar y los problemas vinculados al fracaso escolar o al abandono prematuro de los estudios. Conjuntamente, un educador social que ejerce dentro de este ámbito emplea estrategias y recursos para mejorar la situación del menor.
  • Intervención a personas diagnosticadas con enfermedades mentales o problemas por adicción — Hace referencia a los educadores sociales que planifican y gestionan actividades accesibles a las personas que acuden a los servicios de los centros de día. Además, esto incluye asistencia doméstica, programas de superación y apoyo para conseguir alojamiento.
  • Coordinación en pisos tutelados y centros residenciales de acción educativa — Se aplica en viviendas seleccionadas para alojar personas con enfermedades mentales e individuos en libertad condicional. También es aplicable en niños y jóvenes que están bajo la tutela de la administración pública.
  • Mediación en hospitales y centros médicos — Esta función está reservada para los educadores sociales sanitarios, quienes ayudan a las personas enfermas o aquellos que tienen algún pariente a su cargo.

Al mismo tiempo, pueden trabajar con médicos especialistas, enfermeras y psicólogos para evaluar al paciente. Todo con la finalidad de determinar qué tipo y nivel de atención necesita a la persona después de darle de alta en el hospital.

4. ¿Qué habilidades necesita una persona para ser educador social?

En términos generales, un educador social, así como cualquier otra persona que trabaja con público debe poseer ciertas habilidades. A su vez, estas deben estar basadas en principios, valores, conocimientos, además de actitudes emocionales y motivacionales. Esto es preciso para desarrollar una ejecución práctica a nivel profesional.

Del mismo modo, estas habilidades le permiten al educador separar su vida personal del ámbito laboral y aquellas situaciones difíciles que requieren de su concentración. En este sentido, las principales competencias necesarias para ser educador social se clasifican en tres tipos de saberes:

  1. Teóricos y conceptuales (Saber qué) — Debe poseer conciencia del conocimiento científico y de su aplicación.
  2. Prácticos y procedimentales (Hacer y saber sobre dicho hacer) — Están asociados a las formas de actuación y las habilidades cognitivas, por ejemplo: pensamiento crítico, visión globalizada, organización, etc. También contempla habilidades de comunicación, capacidad para trabajar en equipo, intervenciones a nivel profesional, entre otros.
  3. Actitudes y éticos (Saber estar para y por qué) — Se refiere a las características individuales de los educadores y otros elementos que son indispensables para relacionarse con los usuarios. Entre estos tenemos: respeto, sentido de justicia, honestidad, adaptabilidad, flexibilidad, etc.

Otras capacidades y habilidades específicas del perfil profesional de un educador social

  • Saber escuchar y empatizar cuando sea necesario.
  • Ser discreto al momento de realizar las preguntas al usuario.
  • Evaluar correctamente las necesidades y las circunstancias.
  • Contar con ojo crítico para interpretar situaciones e identificar problemas.
  • Actuar rápida y calmadamente ante una situación de riesgo.
  • Ocuparse de los conflictos encontrando soluciones efectivas para ello.
  • Tolerar la presión laboral.
  • Tener capacidad para tomar decisiones difíciles.
  • Saber realizar intervenciones socioeducativas a modo de promoción, prevención y rehabilitación.
  • Integrarse en un equipo de profesionales competentes que orienten su acción en la dirección correcta.
  • Contar con aptitudes para relacionar la teoría con la práctica.
  • Tener conocimiento y dominio de las estrategias y técnicas de intervención educativa actuales.

5. ¿Qué estudios permiten ejercer la profesión de educador social?

Por supuesto, dependiendo del ámbito de especialización es posible que la persona deba completar su formación con otros cursos específicos. En sí, la formación continua es un aspecto clave para el educador social. Por ello, se recomienda a estos profesionales especializarse en alguna de estas áreas:

  • Formación en Intervención Social con Colectivos en Riesgo de Exclusión e Intervención Social en la Infancia.
  • Másteres — Oficial en criminalidad e Intervención Social con Menores; Oficial en Educación Inclusiva, Oficial en Estudios Avanzados en Exclusión Social y Oficial en Psicopedagogía.

6. ¿En qué ámbitos puede intervenir un educador social?

Actualmente, se reconocen cuatro ámbitos de intervención para los educadores sociales, estos son:

  1. A nivel de acción social (primaria, secundaria y terciaria).
  2. Para la población normalizada, en riesgo, además de la población marginada o excluida.
  3. En equipamiento e instituciones que puede ser: abiertas, semiabiertas y cerradas.
  4. Instituciones que consten de programas públicos o privados.

Información adicional

Se reconoce como instituciones, entidades en régimen cerrado a los centros de acogida, residenciales de infancia, centros de tercera edad, entre otros. Por otro lado, son medio abiertos aquellos en ejecución de medidas judiciales, desarrollo comunitario, servicios sociales, etc.

7. ¿Cuánto cobra un educador social en España?

Por lo general, el salario de un educador social ronda los 18.500 euros anuales, es decir, 1.000 euros mensuales aproximadamente.

8. ¿Dónde trabajan los educadores sociales en España?

En el presente, los educadores sociales podrán hallarlos como empleados del sector de voluntariado. También ejercen en el sector público o entidades pertenecientes a los centros gubernamentales. Por otro lado, los empleadores principales de estos funcionarios son: autoridades locales, escuelas y colegios de formación profesional y universidades.

De cualquier manera, la carrera de Educación social ofrece la posibilidad de encontrar empleo en varios sectores tanto públicos como privados. A continuación, mencionaremos las salidas laborales más comunes para estos profesionales:

  • A nivel educativo — educador para niños y adolescentes, informador juvenil, educador en centros penitenciarios.
  • Técnicos — técnico de servicios comunitarios, técnico en programas de intervención e inserción social.
  • Atención destinada a la tercera edad – personas con cualquier tipo de dependencia, discapacitados, personas en situación sin hogar, víctimas de violencia de género, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.