Sociedad Patrimonial: ¿Cuáles son sus ventajas?

Sociedad Patrimonial: ¿Cuáles son sus ventajas?

La gestión de una Sociedad Patrimonial puede resultar compleja tanto en su constitución como en su funcionamiento ordinario, pero puede ser una opción favorable para el ciudadano que quiera ahorrar en tributos fiscales en España.

Una sociedad patrimonial está diseñada para aquellas personas que requieran de una estructura societaria pero que requieren vender servicios mercantiles o productos físicos.

No obstante, su gestión puede resultar un poco engorrosa para algunos por temas complejos de finanzas. Por tanto, merece la pena saber cuándo es viable pasarse a una de estas sociedades para ahorrar en impuestos.

1. ¿En qué consiste una sociedad patrimonial?

Se trata de un tipo de sociedad que no se dedica a actividades económicas con el propósito de colocar bienes y servicios mercantiles. Al contrario, estas sociedades se basan en la administración de un patrimonio que puede estar representado por valores o bienes inmuebles.

Para que una sociedad patrimonial sea denominada como tal, más de la mitad de sus activos deben ser valores o bienes. No obstante, al estar calificada por la composición de su activo, la sociedad patrimonial siempre puede dejar de serlo. Es decir, puede olvidar su título y convertirse en una sociedad de cualquier otro tipo.

2. ¿Cómo se valoran los activos en una sociedad patrimonial?

Actualmente, el sistema se rige de una serie de obligaciones y excepciones legales para valorar la mayoría del activo, estas son:

  • Que más de la mitad del activo en cuestión sean valores, o bien que no haya sido dedicada a actividades económicas.
  • Se debe emplear la media de los balances trimestrales de cada ejercicio en función de calcular la mayoría del patrimonio. Ahora, siempre que se trate de un grupo de empresas, deberán utilizarse las cuentas consolidadas.
  • No podrán ser computados como valores aquellos que se tengan por obligación legal, ni aquellos que sean consecuencia del desarrollo de actividades económicas. Tampoco los que pertenezcan a las sociedades de valores por una actividad en concreto, etc.
  • Por último, los arrendamientos tampoco computan como actividad económica si la sociedad no dispone de empleados que estén dedicados a ello.
Imagen de una sociedad patrimonial
Información sobre la gestión de sociedades patrimoniales para tributar menos impuestos por la tenencia de inmuebles o valores.

3. ¿Cuántas clases de sociedades patrimoniales existen?

Por lo general, se habla de dos tipos o clases de sociedades patrimoniales que son los más habituales:

  • Sociedad patrimonial para tenencia de inmuebles — Suelen estar en posesión de una serie de inmuebles no destinados a la explotación. Aunque pueden ser arrendados, siempre que no haya empleados a cargo de dicha actividad.
  • Sociedad patrimonial para tenencia de valores — A diferencia del caso anterior, esta posee una cartera de valores, sin embargo, perderá el carácter patrimonial cuando los use para gestionar las empresas participadas.

4. ¿Cómo se construye una sociedad patrimonial?

A ciencia cierta, no existe un procedimiento o fórmula específica para construir una sociedad patrimonial. Como indicamos antes, cualquier tipo de sociedad civil o mercantil tiene la oportunidad de convertirse en sociedad patrimonial. Por este motivo, se le atribuye una naturaleza tributaria a esta clase de sociedad.

Por otra parte, cualquier empresa podrá ser una sociedad patrimonial cuando cumpla con el requisito indispensable de que su patrimonio no sean actividades económicas. A su vez, pasaría al régimen de sociedades mercantiles si pasara lo contrario.

5. ¿Por qué deben constituirse las sociedades patrimoniales?

Dada su naturaleza en materia de efectos principalmente fiscales y no mercantiles, estas sociedades, en ocasiones, contribuyen al ahorro tributario. Asimismo, esta clase de sociedades pueden ofrecer ciertos beneficios a sus socios enmarcados dentro de estos efectos fiscales, por ejemplo:

A través de estas sociedades los bienes patrimoniales tributan mediante el Impuesto de Sociedades. De este modo, el administrador puede acoger al tipo general del 25% en vez de tributar directamente al IRPF.

Aparte, al poseer inmuebles improductivos no tendrá necesidad de tributar ningún impuesto por sociedades. En cambio, cualquier otro particular estaría obligado a aplicar el IRPF sólo por tener una segunda vivienda.

5.1. Información adicional

Por supuesto, cuando se habla de patrimonios modestos, esto no representa ningún tipo de ahorro fiscal como tal. En realidad, sucede lo contrario, puesto que es necesario aplicar tramos del IRPF más reducidos a ellos.

Del mismo modo, la constitución de la sociedad y su gestión implican una serie de costes que justifican la cobertura de un patrimonio modesto.

6. ¿Cuándo se considera acabada una sociedad patrimonial?

Es posible disolver una sociedad patrimonial entre compañeros cuando existe mutuo consentimiento expresado mediante una escritura pública ante el notario.

También puede acabarse cuando se reconoce el acta suscrita ante un centro de conciliación legal, por sentencia judicial. En última instancia, se declara perdida la sociedad tras la muerte de los compañeros permanentes.

7. ¿Qué ventajas e inconvenientes tienen las sociedades patrimoniales?

Como toda sociedad, esta clase también tiene sus pro y contras que son los que te indicaremos a continuación.

7.1. Ventajas

  • Los ingresos — recordemos que estas sociedades tributan al Impuesto de sociedades en un 25% en lugar del IRPF que puede ascender hasta un 45%
  • No debe pagar impuestos como una persona física cuando sus inmuebles sean improductivos.
  • Todos los gastos que se originan en esta clase de sociedades se deducen del Impuesto de sociedades. Además, pueden evitar el Impuesto sobre Patrimonio de los Particulares.
  • Casi todo el patrimonio podrá formar parte de esta sociedad, lo cual facilita el proceso sucesorio y de herencia a los integrantes.
  • Evita crear responsabilidades al propietario que puedan resultar en la afectación posterior de sus bienes.

7.2. Inconvenientes

  • Al no dedicarse a una actividad mercantil, no tienen acceso a las bonificaciones convencionales aplicables a las empresas españolas.
  • No pueden acoger reducciones entre particulares acerca del rendimiento neto del alquiler de viviendas.
  • Todo establecimiento de una sociedad patrimonial recurre a costos, además su gestión suele ser más compleja a nivel contable y legal.
  • Este tipo de sociedades son vigiladas por Hacienda con el propósito de impedir la evasión total de los impuestos.
  • Es necesario estudiar los casos antes de crear una sociedad patrimonial para saber si es más rentable que el resto de las alternativas.

8. Otras noticias de empresas de interés

Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en la Facultad de Ciencias de la Información. Técnico Superior Especializado en Orientación Profesional durante 4 años en el SEPE.

Deja un comentario