Saltar al contenido

¿Qué es el IRPF? – Todo lo que debes conocer

El Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas es una de las piezas más importantes del sistema tributario en España. Por eso, comprender que es el IRPF y su funcionamiento básico es una tarea cívica obligatoria para todos.

Para ayudarte a entender este impuesto, hemos elaborado esta guía para que puedas solventar todas tus dudas y comprender la importancia de esta prestación económica estatal.

Información sobre el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) con datos actualizados y contrastados.

1. ¿Qué es el IRPF?

Este es un impuesto que retiene la renta obtenida durante todo un año de las personas físicas que residen en suelo español. En consecuencia, se logra financiar al sistema tributario del país.

Por otra parte, es un impuesto que es netamente progresivo y directo, algo que lo convierte en el más conocido por los trabajadores.

2. ¿Por qué motivo se paga IRPF?

En sí, la finalidad de este pago es responder a la Constitución Española, la cual estipula que todos sus habitantes deben contribuir a los gastos públicos del país. Esto de manera obligatoria. 

Asimismo, también procura que aquellas personas que están en una situación de vida más precaria salgan favorecidas.

Dado esto, el estado contribuye a crear una economía más eficiente, ya sea promoviendo o condicionando fiscalmente a ciertas actividades.

3. ¿A qué se le aplica el IRPF?

Este impuesto grava la renta que tengas en ejercicio, la cual tiene varios tipos. Por una parte, están los rendimientos del trabajo, que en esencia es tu salario.

También hay otras rentas, como las que se derivan de las pensiones. Por otro lado, se encuentran los rendimientos del capital, que van a provenir de tus inmuebles y ahorros.

Por último, están las actividades económicas, en dónde quedan gravadas las ganancias, sin incluir las pérdidas, las cuales van acumulando el patrimonio personal de cada persona. 

4. ¿Quiénes deben pagar el IRPF?

Cómo su nombre lo indica, este impuesto es para personas físicas (humanos) que viven en España.

Se considera residente español a todo aquel que vive la mayor parte de su tiempo en el país, sin importar su origen o nacionalidad.

Dado esto:

  • Las personas nacionalizadas españolas que viven en el extranjero no tienen que pagar el impuesto, a menos que sean diplomáticos.
  • Los extranjeros que viven en el país tienen que pagarlo, aún si no cuentan todavía con la nacionalidad.

5. ¿Solo existe este impuesto para la renta?

En términos generales, hay dos impuestos para la renta: el IRPF que actúa sobre la renta de personas físicas y el Impuesto sobre Sociedades, el cual grava a personas jurídicas.

Sin embargo, hay ciertas situaciones en dónde estos tipos de impuestos se pueden conjugar entre sí. 

Por ejemplo, hay asociaciones que no tributan en su impuesto correspondiente como sociedades. En cambio, las personas físicas que lo integran son las que declaran en función de su participación en esta.

6. ¿Cómo se calcula la renta que se paga en el IRPF?

En sí, la renta se calcula con la ayuda de documentos que estén reconocidos conforme a la ley. Un ejemplo de esto son las nóminas o la contabilidad de las empresas, de dónde se sacará información para calcular lo correspondiente al pago del IRPF.

Además de esto, la estimación de ciertos negocios en cuanto a sus rentas se calcula en función de las características conocidas de este negocio.

7. ¿Se grava toda la cuantía de la nómina?

La respuesta es no. Se grava la renta después de que se hayan realizado todas las deducciones y gastos necesarios que la generan. Por ejemplo, las cotizaciones a la Seguridad Social son indispensables para obtener los sueldos, por lo que no deben gravarse.

Del mismo modo ocurre con las comisiones referentes a los ahorros, las cuales no pueden tocarse.

8. Las retenciones que se hacen del IRPF

La manera más sencilla de entender que son las retenciones es verlas como pequeños abonos o adelantos que se le hace a Hacienda. Estos montos corresponden a lo que hay que pagar en la declaración anual de la renta.

Por ello, estás retenciones intentan aproximarse o ser iguales al pago final que hay que realizar. Sin embargo, no siempre coincide y, por ello, debes tener sumo cuidado.

Por ejemplo, si las retenciones en la nómina que se te hacen cada mes son menores a las que debes pagar en la renta, al momento de hacer la declaración te tocará pagar la diferencia.

En situación contraria pasa lo mismo, si las retenciones han sido más altas de lo que debes pagar, te saldrá en la declaración a devolver.

9. ¿Por qué razón se retiene una parte de la nómina para el IRPF?

La entrada de dinero más importante que reciben la mayoría de las personas en España viene de su trabajo, a través del pago de la nómina. Por ello, Hacienda establece un sistema de retenciones que se realizan mes a mes.

En consecuencia, las retenciones son una acción que deben cumplir las empresas, aplicándola a sus trabajadores, de modo que el pago del IRPF quede satisfecho.

Sin embargo, al momento de calcular estás retenciones se toman en cuenta varios factores, como es el monto del salario, tu situación familiar, discapacidades, contratos, etc. Con esto se busca no restar demasiado a tu salario, incluso hay ciertos montos que no pueden restarse.

¿Estas retenciones son obligatorias?

Si, la empresa tiene la obligación de retener cierto monto de tu nómina para el pago del IRPF, según los tramos acordados por Hacienda. Asimismo, debes estar informado de estas retenciones e importes para garantizar pagos correctos.

Sin embargo, dado el Real Decreto 1461/2018, de 21 de diciembre, no podrán aplicarse retenciones sobre aquellas nóminas que no superen el importe anual que ya se ha establecido legalmente.

10. ¿Puedo elegir el IRPF que se aplicará a mi nómina?

No, tú cómo trabajador no puedes elegir el impuesto que pagarás de tu nómina. Por ello, debes informar a tu empleador tu situación personal y familiar, el cual puede afectar la cantidad que debes tener del IRPF.

De hecho, esta información influye en el tipo de retención que se te aplicará, quedando la empresa obligada a conservar la comunicación de tu caso. Para esto se usa el modelo 145, perteneciente a la agencia tributaria.

Incluso, puedes solicitar esta reducción cuando vayas a aplicar el ejercicio de la deducción derivada de la inversión por tu vivienda habitual.

11. El IRPF se adapta a tu condición

El Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas procura adaptarse a las circunstancias personales y familiares de la mayoría de las personas. Su objetivo es tratar por igual a todos aquellos que estén viviendo la misma situación, pero de distinta manera, así como aquellas que están en otras circunstancias.

Un ejemplo de esto lo vemos en las retenciones minoritarias que se les hacen a las personas mayores, discapacitados, padres, madres, etc.

12. ¿Todas las rentas se pagan bajo el mismo porcentaje?

La respuesta es no. Esto se debe a que hay rentas de ahorro que tributan a un porcentaje mucho menor.

Es decir, las rentas constituidas por los rendimientos de los ahorros tienen un porcentaje más bajo, a excepción de aquellas que se obtienen de los inmuebles. Asimismo, también forman parte de este tipo de rentas las que provienen de las ganancias obtenidas por el valor del patrimonio. 

Un ejemplo de esto es la venta de ciertas acciones, las cuales se vendieron por un precio mayor a su compra, por lo que la ganancia pertenece a la renta del ahorro.

El resto de las rentas tributan a los tipos generales del IRPF.

Entonces, ¿Qué porcentaje se paga de la renta general del IRPF?

La renta que no figura en la renta del ahorro, la cual se conoce como general, se tributa con base en una escala. Esta determinará el porcentaje de renta que deberás pagar según tu renta.

En sí, se puede decir que quienes pagan mayor renta pagan más impuestos por dos motivos:

  • En primer lugar, porque declaran más renta, aunque suene obvio.
  • Segundo lugar, porque el IRPF es un impuesto progresivo, cómo dijimos al principio de este post. Esto quiere decir que el porcentaje de la renta será mayor para aquellos que obtienen mayor renta o ingresos.

Tabla del porcentaje a retener del IRPF 2022

A continuación, están todos los porcentajes del IRPF que se aplican en España:

  • Ingresos hasta 12.450 euros: 19% total
  • Ingresos de 12.450€ a 19.999€: 24%
  • De 20.200€ a 35.199€: 30%
  • Ingresos de 35.200€ a 59.999€: 37%
  • Ingresos de 60.000 a 299.000€: 45%
  • A partir de 300.000€: 47%

13. ¿El IRPF se paga igual en toda España?

No, ya que el IRPF es un impuesto que está cedido en parte a las comunidades, por lo que hay ciertas diferencias en cuanto a las desgravaciones y tipos de impuestos que se aplican. Aunque todas se rigen por unos parámetros similares.

Un ejemplo de esto son las comunidades de Ceuta y Melilla, que gozan de un tratamiento especial en cuanto a su IRPF. Igualmente, en las provincias de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra existe un régimen propio, el cual se aplica solo en cada una de estas regiones.

14. ¿Cómo se paga?

Para pagar el IRPF primero debes hacer la declaración de la renta y luego abonar la cantidad correspondiente. Sin embargo, cómo ya hemos dicho, con ayuda de las retenciones no tendrás que pagar todo el impuesto de una vez.

La declaración la puedes hacer vía web, por medio de la sede electrónica de la Agencia Tributaria. De igual forma puedes usar la vía telefónica o acudir presencialmente a una de las oficinas disponibles para este trámite.

Una vez que realices tu declaración, podrás observar si se te ha retenido una cantidad mayor a la que debes pagar, en cuyo caso Hacienda debe devolver el exceso. Asimismo, si falta cierta cantidad, el sistema te hará saber lo que debes para que procedas a realizar el pago.

15. El IRPF y los autónomos

Cómo autónomo, también se debe pagar el IRPF, ya que afecta a toda persona física. Por ende, es una de las obligaciones fiscales que más preocupan a la hora de comenzar un negocio.

Si eres autónomo, también tienes que aportar las retenciones del IRPF, aunque sin realizar grandes cálculos como los trabajadores por cuenta ajena y sus nóminas.

Para evitar complicaciones en la determinación de la renta a pagar, la agencia tributaria estableció que la retención general es del 15% del monto de cada factura que realice el trabajador autónomo.

A continuación, te mencionamos algunas indicaciones que debes seguir según los tipos de autónomos que hay:

  • Para los autónomos profesionales, la retención del impuesto es del 15%, el cual debe restarse del importe bruto a facturar. Hay que tener en cuenta que no debe descontarse del valor neto, ya que también se incluye el IVA.
  • Los autónomos en módulos también deben tributar el 15%.
  • Para los autónomos ganaderos o agrícolas las retenciones varían dependiendo del tipo de actividad que hagan. Por ejemplo, para actividades de avicultura y engorde de porcinos se tributa el 1%, mientras que las otras tareas agrícolas o ganaderas tributan el 2%.
  • Los autónomos en actividades forestales tienden a tributar el 2%.

Por último, hay ciertos autónomos que no aplican para la retención del IRPF, ya que son empresarios no profesionales y, por lo tanto, la agencia tributaria les da su lugar en la primera parte de las tarifas del Impuesto de Actividades.

16. Más información

Puedes consultar y ampliar información en la página oficial de la Agencia Tributaria de España.

17. Otros enlaces de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *