Saltar al contenido

Reducción de jornada por parte del trabajador

En muchas ocasiones, nos vemos en la obligación de tomar ciertas responsabilidades que nos llevan tiempo, interfiriendo así con nuestras horas laborales. En ese caso, y si no deseas cancelar tu contrato o dejar simplemente tu trabajo, puedes optar por la reducción de jornada. 

Reducción de la Jornada Laboral

Esta medida te permitirá conservar tu empleo mientras realizas una actividad que realmente necesite de tu tiempo. Claro, es importante que dicha razón sea justificada y pueda ser probada por la empresa o cualquier ente.

¿Estás interesado en solicitar una reducción de jornada? Quédate en el post y conoce todo lo que necesitas saber sobre este importante procedimiento.

1. ¿Qué es la reducción de jornada?

La reducción de jornada es un derecho otorgado a todos los trabajadores que no puede ser ajustado o limitado por algún convenio o contrato. En sí, es una opción que tiene el trabajador para disminuir una cantidad de horas a su jornada laboral.

Por otra parte, la cantidad de horas reducidas puede oscilar entre 10 y 70% de la jornada total. Esto significa que el trabajador dedicará menos tiempo a su trabajo, ya sea para conciliar situaciones familiares o personales. Incluso, es una forma de moldear y adaptar el horario laboral con otras actividades de fuerza mayor, como los estudios.

2. ¿A qué ley se apega la reducción de jornada?

Esta solicitud, como mencionamos anteriormente, es un derecho que está establecido en el Estatuto de los Trabajadores. En los artículos 37.5 y 47 se habla de una reducción de jornada que puede ser a causa de inconvenientes económicos, técnicas, de producción, entre otras.

Asimismo, se estima que cualquier trabajador puede solicitar este procedimiento, incluso un alto cargo de la empresa en cuestión.

3. ¿Hay un límite para solicitar la reducción de horas laborales?

La reducción de jornada es un trámite con gran flexibilidad, siempre y cuando exista un motivo concreto y veraz. Sin embargo, el Estatuto de los trabajadores establece sólo un límite, y es cuando dos personas coinciden en el mismo sujeto causante.

En otras palabras, la disminución de horas podrá ser negada por una empresa cuando dos o más trabajadores solicitan este proceso para cuidar al mismo familiar. Esto se debe a que la organización tendría razones justificadas para pregonar un mal funcionamiento de la empresa por causa de ambas faltas laborales.

4. ¿Qué tipos de reducción de jornada podemos solicitar?

Los tipos de reducción de jornada se diferencian por las diversas causas que puedas tener para solicitar ese proceso. Por ello, puedes tener diferentes razones para reducir el número de horas de trabajo, las más comunes y aprobadas se encuentran en el Estatuto de los Trabajadores, exactamente en el artículo 37:

Por paternidad, maternidad o cuidado de los hijos

La razón más común para reducir la jornada laboral es la responsabilidad del cuidado de menores (Paternidad). En este caso, todo trabajador, ya sea hombre o mujer, tiene derecho a la reducción de jornada para velar por un hijo menor de 12 años. En este caso, el salario se verá disminuido también, pero de manera proporcional con la cantidad de horas acordadas.

De igual manera, aquí también entra el permiso por lactancia, en donde alguno de los dos padres podrá solicitar una reducción de horas. Este podrá durar hasta que el hijo cumpla los nueve meses de vida.

Además, durante el periodo de lactancia el trabajador podrá ausentarse por una hora sin que esto influya en su salario. Esto también puede dividirse en dos medias horas por jornada, todo depende de la flexibilidad y necesidad de cada trabajador. 

Incluso, estas se pueden incrementar en el caso de que se trate de un parto múltiple, lo que exigiría más horas para alimentar a los recién nacidos.

¿Qué sucede cuando es necesario hospitalizar a un hijo?

Cuando se habla de la hospitalización de un hijo prematuro o de meses, los padres pueden solicitar una disminución proporcional a su salario. En este caso, pueden ausentarse hasta dos horas con una reducción acorde a su paga.

Asimismo, para que se pueda aplicar este procedimiento, el cuidado de los hijos tiene como límite que estos tengan como máximo 18 años de edad. Además, deben tener razones acreditadas de hospitalización o tratamiento fijo a causa de una enfermedad grave, la cual tiene que ser comprobada por especialistas y organismos capacitados.

Por estudios

La reducción de jornada por estudios no es un procedimiento que exista o se refleje en el estatuto de los trabajadores. En sí, este es un tipo de motivo personal, en donde el trabajador gestiona sus asistencias al trabajo y a sus estudios.

Sin embargo, algo que se asemeja y conviene a los trabajadores que ejercen esta modalidad son los contratos de formación. Con estos, las personas pueden asistir al trabajo y a la formación de forma organizada y acordada previamente con la empresa.

Por otra parte, si este acuerdo o contrato no existe, el trabajador puede ir a su formación o ausentarse de su puesto para presentar evaluaciones. Pero, en general, no se estaría tratando de una jornada reducida.

Para cuidar un familiar o a personas mayores

Además de los niños, hay algunas personas mayores que requieren de un cuidado especial para poder realizar su vida diaria. En este caso, los trabajadores podrán encargarse de algún familiar que no pueda valerse por sí mismo.

Para esto, el familiar debe tener hasta un segundo grado de consanguinidad con el trabajador. También aplica para aquellos que no puedan realizar siquiera una actividad corporal completa.

Disminución de las horas laborales sin motivo

Este tipo de reducción laboral se puede solicitar sin necesidad de establecer una razón específica. En sí, según el estatus de los trabajadores se puede deber a conciliaciones familiares o motivos personales no aclarados.

A diferencia de los tipos anteriores, esta reducción puede ser objetada por la empresa si no es debidamente consultada ante el departamento de Recursos Humanos. Por ello, es importante justificar la petición y asegurar que dicha reducción no afectará tu desempeño en el cargo asignado.

Con esto, la organización podrá evaluar una opción que beneficie tanto al trabajador como al funcionamiento de esta. Aunque, es importante que se tenga en cuenta que se verá reducido el salario, días de vacaciones, complementos y bonos salariales.

5. ¿Te pueden obligar a hacer una reducción de jornada?

La respuesta es no. La reducción de jornada es siempre voluntaria, por lo que la ley o la empresa no tienen potestad para exigir este procedimiento. Asimismo, tú mismo puedes decidir si solicitarlo o no, ya que es un derecho, más no una obligación.

Sin embargo, la empresa puede iniciar un proceso a través de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En este se puede reducir el número de horas laborales de un trabajador o tramitar un contrato de tiempo completo a uno parcial si existen razones de fuerza mayor.

Aunque es importante tener en cuenta que toda medida es temporal, y la empresa está en la obligación de respaldar a cada trabajador o informar sobre su estatus real financiero.

6. ¿Cómo puedo solicitar la reducción de jornada?

De forma general, todo trabajador puede pedir una reducción de jornada. Sin embargo, lo recomendable es que la solicitud se realice por escrito y debe estar respaldada por un motivo coherente.

Además, las organizaciones pueden establecer un procedimiento para esta solicitud en algún convenio colectivo, en donde se anexan los pasos necesarios. Por ello, no existe un modelo oficial, ya que depende de la organización y normativa de cada empresa.

Asimismo, para evitar malentendidos y represalias por parte de la empresa, es importante que realices un preaviso 15 días antes de ausentarte. De igual forma, deberás avisar el momento en el que finaliza la solicitud de reducción de jornada.

7. ¿Cuántas horas laborales puedo disminuir mi jornada?

Según el Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 37.6, los trabajadores tendrán derecho a una reducción de jornada diaria, con una disminución del salario proporcional, la cual puede ser de máximo media jornada o mínimo un octavo de esta.

Para entender un poco mejor esto, es necesario comprender ciertas implicaciones:

  • La reducción se debe aplicar al horario que cumple el trabajador en el momento en que hace la solicitud.
  • La disminución de horas debe ser diaria y no intermitente. Dado esto, se debe reducir todos los días las horas acordadas, sin que queden días por fuera. De esta forma se realiza de manera uniforme y sin que cumplan unos días sí y otros no.
  • Si se decide solicitar la reducción para cuidar a un menor de doce años o un familiar incapacitado, esta tendrá cierto límite. Esta puede ser entre un octavo o la mitad de la duración de la jornada.
Motivos para solicitar la reducción de jornada laboral

8. El salario: un efecto de la reducción

Como ya hemos mencionado, el salario se ve reducido de manera proporcional a la cantidad de horas disminuidas en la jornada diaria. De igual forma, influye en el salario base, los complementos salariales que están en la nómina y los que se cotizan en la Seguridad Social.

Es importante que esto dependa del convenio colectivo establecido por la empresa. Aunque, en caso de reducción por causa de una enfermedad grave, se puede gestionar la solicitud para un subsidio compensatorio a la jornada laboral.

9. ¿Puede la compañía negarse a la reducción?

Aunque la empresa no puede negarse a una reducción de jornada justificada por el trabajador, sí puede negarse al horario escogido por este. Para esto, puede llegarse a un acuerdo mutuo y establecer un horario acorde a la necesidad de ambos frentes.

Asimismo, la empresa puede negarse cuando sospechen o argumenten alguno de estos casos:

  • Cuando se sospeche de un abuso de derecho por parte del trabajador.
  • Al existir razones por las cuales la reducción de la jornada influiría en una baja de producción de la organización.
  • Discrepancias entre los motivos argumentados por el trabajador y los expuestos por la empresa.

¿Qué pasa cuando la empresa se niega ante la reducción?

En alguno de estos casos, la discordancia entre ambas partes debe solucionarse mediante un procedimiento judicial urgente. Esta se realizará ante juzgados siempre y cuando el trabajador presente la demanda correspondiente.

Para ello, el trabajador dispondrá de 20 días hábiles para presentar la demanda ante el Juzgado de lo Social. Para esta no es necesario la conciliación laboral y será procesada cuando la empresa comunique su negativa ante la propuesta.

10. Protección ante el despido

En muchas ocasiones, el trabajador puede ser víctima de un despido luego de solicitar una reducción de la jornada laboral. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que está protegido ante esa acción en todo momento, sobre todo, si la disminución se debe a la necesidad de cuidar un hijo o a un familiar enfermo o discapacitado.

Ante un despido, la empresa tiene la obligación de justificar las causas de este. En caso de no poder acreditar sus razones, el despido será nulo.

Dado esto, la organización tendrá que devolverle el puesto al trabajador y abonar los salarios correspondientes al plazo transcurridos desde el despido hasta la reincorporación.

De esta forma, se puede determinar que el trabajador no se debe ver perjudicado por pedir una reducción de jornada.

11. Algunos consejos que debes considerar para solicitar una reducción de jornada

Aunque la jornada reducida es un medio para cumplir con algún propósito, ya sea familiar o personal, es importante que consideres varios aspectos. Estas variaciones son las que determinarán la diferencia entre tu jornada normal y el nuevo horario reducido. Por ello, debes prever estos puntos:

  • Es importante avisar a la empresa sobre el inicio y la finalización de la reducción, esto evitará mayores discordancias. Además, se recomienda hacerlo 15 días antes de iniciar y terminar dicho plazo laboral reducido.
  • El nuevo horario debe ser acordado junto a la compañía, de manera que esta pueda cubrir un puesto vacío y así no haya fallas en su organización.
  • La reducción de horas dependerá de si estás reduciendo por una guarda legal, el cuidado de menores o de personas con incapacidad física, sensorial o mental que no pueda trabajar.

En conclusión, la reducción de jornada es un procedimiento ordinario al que podemos acudir si necesitamos plazos de tiempo por alguna u otra razón. De igual manera, es una forma certera de utilizar horas laborales para cuidar a nuestros familiares, todo esto bajo toda la protección de la ley.

12. Más información

  • Puedes ampliar la información sobre la reducción de jornada en la pagina web oficial del Ministerio de Trabajo de España

13. Otros enlaces de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *