Saltar al contenido

Base de cotización por contingencias comunes

Todos los trabajadores en España tenemos la obligación de realizar cotizaciones a la seguridad social. Para ello, se descuentan de nuestras nóminas ciertas cantidades que nos ayudan en esta tarea, siendo una de las más relevantes la base de cotización por contingencias comunes.

En el caso de los empleados, la empresa tiene gran responsabilidad para el aporte de esta cotización. Sin embargo, es una obligación que tienen también los trabajadores por cuenta propia y los que están bajo régimen.

Dado esto, las contingencias comunes se llevan una considerable suma de nuestro salario, pero: ¿Sabes para qué sirve esa cantidad? ¿Que cubre esa cotización?

En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre la base de cotización por contingencias comunes. La cual, año a año, se lleva la atención de miles de trabajadores del suelo español.

1. ¿Qué son las contingencias comunes?

Estas se entienden como situaciones que hacen que un trabajador no lleve a cabo su trabajo, bien como una enfermedad o accidente no laboral. Esto puede ser a consecuencia de una enfermedad, un accidente laboral, maternidad, paternidad, entre otras situaciones.

Ante la imposibilidad de no poder trabajar y los riesgos que pueda causar, estos trabajadores se protegen mediante una cotización. Este pago se realiza al sistema de Seguridad Social como método para cubrir este tipo de situaciones, y al mismo tiempo proteger al empresario.

2. Entonces, ¿Cuál es la base de cotización por contingencias comunes?

Este término hace referencia a la cantidad que se descuenta de una nómina para guardar y utilizar en casos específicos en el futuro. Haciendo énfasis en esto, entendemos que la base de contingencias comunes es la que tiene una mayor cuantía.

Por lo que, tanto el trabajador como la empresa, deberán solventar ciertos porcentajes económicos que irán destinados a resolver los pagos ante una incapacidad laboral.

Entonces, la cotización por contingencias comunes es el dinero que mensualmente aportan tanto el empresario como el trabajador a la Seguridad Social para ofrecerles ciertas garantías.

Estas incluyen la protección económica mientras se recupera de una enfermedad o alguna lesión que le impida trabajar.

Base de cotización por contingencias comunes en la Seguridad Social

3. Qué cubre la base de cotización por contingencias comunes

Al tratarse de una medida de guarda para el trabajador, es de comprender que su uso esté destinado a ciertas ocasiones donde el trabajador no pueda laborar por algún motivo. La asistencia médica, tanto para el trabajador como para su familia son:

  • La Incapacidad laboral temporal derivada de una enfermedad ordinaria o un accidente fuera del trabajo.
  • La jubilación de empleados y funcionarios.
  • La Incapacidad Laboral Permanente Total y Absoluta. En la incapacidad permanente el trabajador ya no puede trabajar en su actividad habitual pero sí en otras ocupaciones. Mientras que, en la absoluta, el trabajador ya no puede trabajar en nada.
  • Gran Invalidez por causas certificadas.
  • Muerte y supervivencia por enfermedad común o accidente no laboral que cubre la Viudedad, orfandad, auxilio por defunción pensión y subsidio a favor de familiares del empleado que ha muerto.
  • La protección a la familia, como a las empleadas del hogar.
  • Las prestaciones farmacéuticas a la carga familiar del trabajador.
  • La asistencia sanitaria.
  • La prestación que se otorga por maternidad y paternidad. 
  • La prestación contributiva por paternidad.
  • Las prestaciones o bonificaciones que protegen sobre cualquier riesgo durante el embarazo o la época de lactancia al recién nacido.  

4. Diferencia entre base de cotización por contingencia comunes y por contingencias profesionales

La cotización de contingencias comunes protege al trabajador de una enfermedad común o un accidente no laboral. Mientras que la cotización por contingencias profesionales resguarda tanto de enfermedades laborales o accidentes en el trabajo.

No debemos confundir estos dos términos, ya que las contingencias comunes y profesionales se basan en fines distintos. Los profesionales absorben la responsabilidad de cubrir los gastos sanitarios y farmacéuticos, así como sus precedentes, siempre y cuando el causante de la incapacidad sea laboral.

Dicho de otra forma, siempre que exista un accidente en el trabajo o alguna enfermedad originada por las acciones propias del puesto laboral.

5. La base de cotización por contingencia comunes y otras cotizaciones

Los conceptos de cotización que aparecen cuando el trabajador ve el detalle de su nómina son los siguientes:

  • Cotización por contingencias comunes: para el resguardo, en caso de que no pueda trabajar por alguna causa que no derive directamente del trabajo
  • Cotización por contingencias profesionales: aseguran la protección del empleado en situaciones donde no pueda desarrollar su puesto de trabajo por motivos o razones que deriven de este. Estos implican accidentes laborales y enfermedades profesionales.
  • Cotización por desempleo: para tener acceso a prestaciones y ayudas por paro en caso de que el empleado haya sido despedido.
  • Cotización para Formación Profesional: para poder acceder a cursos de Formación Profesional o de nivelación necesaria para el desarrollo del puesto de trabajo.

6. Tipos de base para la cotización por contingencias comunes

Al momento de pagar ante la Seguridad Social, hay dos tipos de contingencias comunes: la que paga el trabajador y la que cancela la empresa. Por ello, son dos obligaciones que se unen en beneficio del empleado.

En tal sentido, se tiene que la distribución de esta carga es:

  • El empleado deberá cotizar por las contingencias el 4.70% de su base de cotización actual en nómina, ya sea mensual o diaria.
  • Por su parte, la empresa cotiza por las mismas contingencias el 23.6 % de la base de cotización del empleado.
  • En el caso de los trabajadores autónomos, el tipo de cotización se basa en 28.3%, el cual deberá abonar a la seguridad social de su cuantía.

Otro punto que debes tener en cuenta es que esta cotización y la de desempleo están altamente relacionadas. Por ende, ambas son iguales y se pagan con las mismas características.

7. Base de cotización por contingencias comunes: ¿Cómo se calcula?

Este tipo de cotización se calcula aplicando cierto porcentaje del salario que se recibe, ya sea mensual o semanal. Es importante resaltar que no se incluyen horas extras, pero sí otros tipos de beneficios.

En sí, el porcentaje es el tipo y valor al que se le aplica la base de cotización. Dado esto, la base se calcula sobre el salario, proporción de pagos extras y otras bonificaciones.

Asimismo, el porcentaje que se aplica a cada concepto o cuantía corresponde a una base de cotización específica. Por ello, para un empleado común, se calcularía de la siguiente forma:

  • Se tiene la suma de todos los conceptos salariales, sin incluir los extrasalariales, indemnizaciones, prestaciones de la seguridad social, entre otros.
  • Luego, el resultado de esta sumatoria habrá que multiplicar lo por 0.047 (que es el porcentaje correspondiente al salario bruto).
  • En cuanto a las pagas extras se deben sumar las cantidades totales de estas en bruto que se ha tenido en un año y dividirlas entre 12.

En cuanto al aporte de la empresa, solo se debe multiplicar el 0.236 al salario para calcular el monto aportado por esta al INSS

8. Bases mínimas y máximas de cotización

Para el cálculo de las cotizaciones es necesario establecer unas bases mínimas y máximas que se amoldan a cada grupo profesional. Dado esto, según la categoría en dónde te encuentres como trabajador podrás cotizar una cantidad límite específica.

 El objetivo de estas bases es asegurarse de que las cotizaciones no serán nunca inferiores o superiores a la cantidad establecida por la seguridad social cada año. Aunque esto no significa que se vaya a cotizar siempre por el mismo mínimo.

Las bases mínimas y máximas de cotización actuales se dividen por categorías y por periodo de cotización.

Tablas con las bases de cotización por contingencias comunes vigentes en la Seguridad Social

Por ejemplo, en el grupo 1 se encuentran los ingenieros y licenciados, quienes tendrán una base mínima de 1.466,40€ al mes, mientras que la máxima será de 4.070,10€.

Asimismo, ocurre con los del grupo 2 y 3, quienes abarcan a los ingenieros técnicos, peritos, titulados y jefes administrativos. En estos grupos varía la cuantía mínima, pero se mantiene la máxima de 4.070,10€ al mes.

A partir del grupo 8 las cotizaciones por contingencia se calculan por mínimos y máximos de euros por día.

Puedes dirigirte a este enlace para conocer todos los grupos profesionales con su respectiva cotización:

9. Cotización de los autónomos por contingencias comunes

Cómo ya hemos explicado, los trabajadores por cuenta ajena cotizan de forma indirecta al descontarse la cantidad directamente de su nómina. A diferencia de estos, los trabajadores autónomos tienen la obligación de introducir ellos mismos sus cotizaciones.

Por ende, ellos soportan toda su cuantía y pueden elegir su base de cotización, aunque debe ser dentro de los límites establecidos por la seguridad social.

Las bases mínimas y máximas se definen anualmente por el INSS, este también establece otros límites que abarcan la edad del cotizante y otros aspectos a considerar. Por ejemplo, el paro, los accidentes de trabajo y las enfermedades ocupacionales son conceptos no obligatorios para cotizar.

Por ende, cada situación se cotiza como una común por contingencias y bajo un porcentaje específico.

10. Las pagas extras y las bases de cotización por contingencias comunes

En muchas ocasiones, al cobrar la paga extra se recibe más dinero que en la nómina regular. Esto se debe a que, al haber realizado las cotizaciones mensualmente, no se hace descuento alguno de ella.

Aunque, es importante acotar que, si la suma de esta paga es inferior a lo que se establece por el puesto de trabajo, se debe elevar hasta la base de cotización mínima. Asimismo, si este valor supera el máximo que establece la ley se debe aplicar la base máxima de cotización.

Dado esto, debes tener en cuenta que siempre se debe aplicar la base mínima de cotización, sin importar el tipo de contrato, ya sea mensual o diario.

11. ¿Quién paga las cotizaciones a la Seguridad Social por contingencias comunes?

Esto es algo que depende del tipo de trabajador. En el caso de los empleados de una empresa, esta cotización es una obligación que comparten tanto el empresario como el empleado.

Es decir, el pago se reparte en porcentajes diferentes, dejándole a la empresa una carga superior.

Un ejemplo de esto aparece en la nómina común, donde el empleado paga por contingencias un 4.7% sobre su base de cotización. En cambio, la empresa paga por lo mismo un porcentaje de 23.6%.

La base en dónde se aplica dicho porcentaje es el total del sueldo, de ahí se obtiene la cotización que paga el trabajador sobre sus bases mínimas y máximas.

Estos límites se establecen anualmente por la seguridad social, por lo que es de vital importancia mantenerse actualizado para tener una idea acertada sobre sus cotizaciones.

Cómo puedes ver, este tipo de cotizaciones y sus bases son muy importantes. Aunque en general es una disminución en tu nómina, debes evaluar qué es un aporte que estás realizando para garantizar tu tranquilidad en tiempos futuros.

Por ende, aunque haya sido descontado, ese dinero sigue siendo tuyo, por lo que puedes recibirlo más adelante, cuando tengas un hijo, si enfermas o en el momento de tu jubilación.

12. Más información

13. Otros enlaces de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *